Jaime Sabines

Carta de Jaime Sabines a los 21 años, dirigida a quien sería su esposa y el amor de toda su vida, Josefa «Chepita» Rodríguez Zebadú. Ciudad de México, 1947. Ah, si cada vez que pasas pudiera detenerte y platicar contigo. ¡Verte de cerca, escucharte reír! Quiero aprender tu risa como he aprendido ya tu andar…