Confieso que me he propuesto una venganza terrible: Le llevaré a museos, monumentos, restaurantes, cines y parques. Besaré sus labios en cada lugar hermoso de esta ciudad para que cada vez que regrese a ellos sienta mi presencia como se siente el sabor a sangre en la boca. Le escribiré mensajes, cartas y poemas de amor. Voy a destruirle de la manera más hermosa posible. El día que finalmente me vaya entenderá porque a los huracanes les ponen nombres de personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.