Era uno de esos días en que todo te sale mal. Me compré uno de naranja porque pensé que nadie podría estar triste con un helado de Roxy en la mano. A la primera lamida se cayó la bola de helado y desesperada me senté en una banca a llorar. El policía de la esquina se acercó y me dijo ‘No llore, negrita. Nadie merece sus lágrimas. Además, con ese culo hombres no le han de faltar.’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.