T. se queda amodorrada después del orgasmo. Salgo de entre sus piernas y me acuesto junto a ella. Me abraza, acomoda su cabeza en mis senos y cruza su pierna sobre mi cuerpo desnudo. En menos de dos minutos se queda dormida. Su cabello hace cosquillas en mi nariz. Con mi mano libre cojo el teléfono móvil y leo Twitter. Después de casi una hora despierta retorciéndose. Estoy algo entumida pero me río porque se ve muy linda. ‘¿Te lastimé? Lo siento, me quedé dormida.’ No, no, para nada. Ven. Con mi brazo bajo su cabeza, la acomodo sobre mi pecho y empiezo a hacerle piojito en la cabeza. Se queda dormida de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .