Anoche casi nos atropella un taxi. Teníamos la luz verde del paso peatonal pero no le importó. El caso es que no sólo nos asustó, sino que también nos mentó la madre desde la ventana de su auto. Decidimos ignorarlo porque en esta ciudad nunca sabes cómo terminará un pleito callejero, pero algunas personas que también iban saliendo del cine le devolvieron las mentadas de madre y eso lo enfureció más. Aceleró el motor para obligar a la gente a abrirle paso y arrancó a toda velocidad sin darse cuenta que a unos treinta metros había una patrulla que lo había visto todo. No lo pensamos mucho y nos paramos en la acera de enfrente de donde lo habían detenido y cuando le dieron la multa aplaudimos hasta que se fue, con la cola entre las patas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.