Ciertas tentaciones tienen ojos en los que encontrarse y manos en las que dispersarse.

Todo cambió cuando le regalaron los anteojos nuevos. El armazón anterior, color negro, era el reflejo de su alma ordenada y tranquila. Ahora tenía estos, con marco color rojo púrpura, que acentuaban el brillo de sus ojos marrón y me hacían sentir urgencia de amarla.

Así como su nuevo armazón era de colores, así era el resplandor que se veía alrededor de su cuerpo, como un aura. Brillas, le dije ese día. Satanás me estaba hipnotizado y esos anteojos eran el objeto sensorial que utilizaba para controlarme.

La inocente amistad dio paso a la espontaneidad y al pecado. Eran pequeños detalles al principio. Tomarnos de la mano y acariciar lentamente nuestros dedos, por ejemplo. Esos detalles, que antes habíamos procurado con naturalidad e inocencia, ahora se hacían evidentes muestras del deseo que crecía irremediablemente entre nosotras.

Las hormonas nos tomaron por sorpresa y sin las gafas negras para controlarlas, estábamos perdidas. Nos convertimos en demonios excitados por nuestras formas adolescentes. Una mañana, en plena clase de geografía, el brillo magenta de sus gafas apareció en mi vista periférica y contaminó mi concentración. En ese mismo momento pude sentir a Asmodeo, el demonio de la lujuria, hacerse un espacio en mi alma. Se acomodaba despacio para que no lo sintiera, pero era tan evidente y deliciosa su presencia que lo dejé instalarse, complacida. Si él era la causa de los maravillosos ojos de Laura, no me importaba.

Esa noche nos besamos por primera vez. Nos comimos la boca por horas. A la noche siguiente nos acostamos juntas. El día después descubrimos que “acostarnos juntas” era un eufemismo. Laura estaba completamente desnuda, excepto por las gafas lascivas de color púrpura, una representación perfecta de cómo incluso un solo toque de Satanás podía cambiar el sentido a la forma dada por Dios, porque en realidad la hacían parecer más desnuda y apetecible. Los violáceos marcos satánicos nos habían llevado por un camino diferente al que originalmente teníamos como destino. Ya no había vuelta atrás. Nos habíamos convertido en dos hedonistas que estaban dispuestas a cualquier cosa con tal de sacarse las ganas.

Una mañana llegó un poco tarde al colegio. Se veía diferente. Pálida. Algo faltaba. Sus ojos estaban desnudos. Laura usaba lentes de contacto. ¡Sorpresa!, dijo. Pupilentes color marrón que asesinaron a Asmodeo porque de brillo, lujuria y deseo no le dejaron nada. Intenté convencerla de que usara sus gafas rojas, pero no hubo caso. Estaba decidida.

La relación se enfrió tanto que regresamos a solo tomarnos de la mano. Yo, por mi parte, desarrollé una obsesión fanática con el Candy Crush. Jugaba día y noche. No me importaba nada más. Laura se fue de mi lado porque dijo que yo nunca tenía tiempo para ella, pero es que, de verdad, eso de agrupar caramelos requiere mucha concentración.

Años después nos encontramos en el centro comercial. La vi porque brillaba. Traía unas gafas color azul claro transparente. Todos los sentimientos que tenía hacia ella regresaron como si fueran del día anterior. Pero no eran sentimientos puros, no. Era lujuria. Era Satanás, otra vez, en carne viva. Su presencia me ponía la piel de gallina. Veía los ojos de Laura detrás de ese armazón color aqua y podría sentir claramente a Satanás en mi espalda.

La invité a salir un par de veces. Hablamos mucho sobre nosotras. Sobre el tiempo que estuvimos juntas pero en especial sobre el tiempo después de la separación. Hablamos y hablamos, pero la verdad es que yo no quería hablar. Yo lo que quería era quedarnos en silencio y no dejar de mirar sus hermosos ojos iluminados detrás del cristal brillante mientras le comía lentamente la boca.

Le dije que quería regresar con ella. Me rechazó. Insistí. Rogué. Su respuesta fue siempre un rotundo no. Regresé a casa deprimida, con el corazón destrozado y el alma obsesionada.

Me acababa de tirar a la cama a llorar por todo el deseo frustrado cuando recibí un mensaje de texto en el celular. Era de un número desconocido: “Te amo”.

¿Pero qué demonios? ¿Por qué no me lo dijo cuando estábamos juntas? ¿Por qué me hace sufrir? ¿Quiere jugar?

¿Quién eres? – contesté.

Ya sabes quien soy. –respondió.

La persona que creo que eres me acaba de decir que no quiere nada conmigo. -dije, esperando que respondiera no seas tonta y ven a verme.

¿De qué estás hablando, burris? – contestó, y después envió cientos de emojis de risa loca, corazones y besos.

No puedo con esto. Le llamo. Contesta un puberto. El idiota está intentando mandar mensajes a su noviecita pero equivocó el número. Cuelgo, miro al techo, me doy cuenta que Satanás debe estar muerto de risa el hijo de puta. Me río con él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.