Incluso cuando se oye la misma historia, uno se imagina cosas distintas.

Tenía la costumbre de contar largas historias cuando era niña. Por eso empecé a escribir: Mi padre, harto de escucharme hablar por horas, dijo “deberías escribir tus relatos.”

Al principio, escribir a mano todo lo que pasaba por mi mente me pareció demasiado trabajo, así que intenté dibujar mis historias en forma de comics. Por desgracia pronto descubrí que tenía la capacidad artística de un pepino epiléptico, así que acabé escribiendo descripciones detalladas de cabo a rabo.

Mi abuela decía que salí del vientre con una historia que contar, y que no me he callado desde entonces. Mi mamá piensa que probablemente me quedaré sin algo que contar algún día. Mi escritor favorito es Saramago. Mi poeta favorito es Sabines. Escucho LP, Oasis, Pearl Jam y Soda Stereo.